Ingredientes:

  • Mermelada de tomate raf
  • 120 g de mozarella fresca (una bola)
  • 100 ml de leche
  • 100 ml de nata para montar
  • 3 hojas de gelatina
  • Una cucharada de aceite de oliva
  • Dos cucharadas de ginebra (opcional)
  • Unas hojas de albahaca
  • Sal

Para el pesto
  • Un manojo de albahaca
  • Una cucharada de parmesano rallado
  • Dos avellanas
  • Cuatro cucharadas de aceite de oliva
  • Sal y pimienta

Para la espuma de mozzarella necesitarás un sifón de espumas. Es un recipiente hermético que funciona con cargas de aire comprimido y que convierte cualquier líquido en espuma. Se empleaba originalmente para montar nata. ¿No tienes? Que no cunda el pánico, al final explico una alternativa.
 

Manos a la obra
 
Hidrata las hojas de gelatina en agua fría hasta que se hinchen. Mientras tanto mezcla con la batidora la nata, la mozzarella, la leche, el aceite, las hojas de albahaca y una pizca de sal. Tiene que quedar lo más fino posible.

Disuelve la gelatina en dos cucharadas de ginebra caliente (o leche) y mezcla con la preparación anterior. Pásalo todo por un colador fino o un chino y ponlo dentro del sifón. Ciérralo, cárgalo con dos cartuchos de aire comprimido y déjalo dos horas en la nevera.

Prepara el pesto mezclando la albahaca, parmesano, aceite, avellanas, sal y pimienta en un mortero o con la batidora. Si queda muy espeso añade una cucharada de agua.

Ahora monta el martini. Coloca dos cucharadas de mermelada de tomate en el fondo. Con el sifón boca abajo, rocía con una capa de espuma de mozzarella. Decora con un chorro de pesto y una hoja de albahaca.

¡NO TENGO SIFÓN!
Que no cunda el pánico. Elimina la leche. Tritura la mozzarella con un par de cucharadas de su propia agua, el aceite, la albahaca y la sal. Aparte, monta la nata y por separado, monta tres claras de huevo. Incorpora las dos cosas a la mozzarela con cuidado para que no baje. Voilá   
 
Receta creada por Darío Pescador, nuestro Gourmet Saludable. Visita su blog sobre Nutrición, deporte y vida 2.0 "Transformer".